Como siempre antes de comenzar a planchar lo primero que debemos comprobar es que la suela de la plancha este limpia, y el depósito tenga agua suficiente. El siguiente paso que siempre debemos realizar es comprobar en las etiquetas la temperatura correcta de planchado.

Una vez que tenemos nuestro equipo preparado comenzaremos dando la vuelta a nuestros pantalones, es decir, la pate interior quedara de fuera, y la parte exterior quedara para dentro dejando los bolsillos visibles.

El pico de la tabla de planchar se introduce por las caderas del pantalón de forma que las piernas queden colgando de la tabla de planchar.

Comenzaremos planchando los bolsillos, presentando los bolsillos sobre la tabla de planchado y planchamos.  Planchamos todos los bolsillos.

A continuación planchamos las costuras de la cintura (presilla) y cremallera. En caso de que el pantalón tenga pinzas plancharemos correctamente las pinzas del pantalón en la cintura.

Si el tejido de los pantalones saca brillos aplicaremos vapor a una distancia del tejido (a una cuarta más o menos), no directamente sobre el tejido del pantalón. También podemos poner un pañuelo de algodón fino sobre el tejido y planchar encima del pañuelo aplicando vapor.

De esta forma habremos alisado el pantalón.

Damos la vuelta al pantalón, abotonamos  y planchamos ahora si, del derecho.

Comenzamos repasando la zona de la cintura y bolsillos con cuidado de no dejar marcas.

Pasamos a las piernas. Marcamos bien las costuras y repasamos  cada una de las piernas sin planchar el centro ni pisar la raya.

A continuación tomamos el pantalón por los bajos de las dos piernas con una mano y  la cintura con la otra, de forma que las pinzas y la raya del pantalón queden perfectamente alineadas.

Presentamos las piernas sobre la tabla de planchar, y uniremos las costuras de las piernas una frente a la otra, de forma que ambas costuras queden aproximadamente en el centro de la pierna, llevando al tejido a su posición natural. Y presentamos la pierna del pantalón correctamente centrada sobre la tabla. Los pantalones de pinzas nos indican ellas mismas la posición natural de la pierna y del tejido.

Doblamos la pierna que queda en la parte superior hacia arriba (como si estuviésemos abriendo una lata de las de tirar de la anilla) sin que se arrugue.

Una vez bien presentada la pierna sobre la tabla comenzaremos a planchar desde las costuras hacia el exterior (hacia la raya). Una vez que la pierna esta planchada, procedemos a remarcar la raya planchando directamente sobre la raya.

Lo hacemos con una pierna y luego con la otra pierna del pantalón (la que hasta ahora estaba recogida).

Desdoblamos la pierna, le damos la vuelta al pantalón y recogemos con cuidado la pierna ya planchada.

Prestamos especial atención a los bajos de los pantalones y a la altura de las rodillas, ya que es las zonas donde más se suelen producir dobleces.

Al principio puede parecer dificultosos encontrar y planchar correctamente la raya del pantalón, pero afortunadamente con paciencia y práctica se puede desdibujar cualquier raya mal planchada y devolver la raya natural a los pantalones.

Una vez que nuestro pantalón esta planchado por ambas piernas, comprobamos que ambas rayas de las dos piernas comiencen a la misma altura y planchamos para ajustar la altura de ambas rayas del pantalón.

Si es necesario procedemos a repasar la zona de las caderas con cuidado de no producir marcas de los bolsillos y ya tenemos nuestro pantalón impecablemente planchado.

Un pantalón bien planchado, tiene como las baterías de los móviles “efecto memoria”. Quiero decir que un pantalón que hemos planchado correctamente nosotros una vez, aun después de su lavado “recordará” la raya que le hemos planchado, por lo que es importante que si es la primera vez que planchamos un pantalón, pongamos todo nuestro cuidado y cariño en su planchado. De esta forma cada vez que tengamos que planchar ese mismo pantalón nos será más sencillo y nos garantizamos tener un pantalón con raya perfectamente planchado en todo momento.

Ya solo nos queda colgarlo en una percha apropiada, y colgarlo en nuestro armario.

Otra forma más fácil y con unos resultados inmejorables de como planchar un pantalón es contratando nuestro servicio de planchado a domicilio, y dedicar tu tiempo libre a ti y a tu familia y a amigos.

Recuerda que en La Plancha Fácil, Nosotros planchamos por ti.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies